TIPS Y CUIDADOS

Aunque son cachorros son diferentes. Porque todos los cachorros merecen un sano crecimiento, PEDIGREE® los cuida durante las dos etapas de su crecimiento: Cachorro Etapa 1, cuando requieren más protección y Junior Etapa 2, cuando dan el estirón.

 
 
 

ENSEÑALO A SENTARSE

Toma un huesito de PEDIGREE® Mini Biscuit como premio y sostenlo frente a la nariz de tu cachorro dentro del puño cerrado. Pasa el puño por detrás de la cabeza del cachorro mientras le dices "sentado". Conforme el cachorro levante su cabeza y la mueva hacia atrás para seguir el premio, lo más lógico será que se siente automáticamente.

Tal vez sea necesario que le ayudes las primeras veces empujando suavemente su grupa (trasero) hacia abajo.

Repite este ejercicio con regularidad hasta que tu mascota aprenda a sentarse en cuanto se le da la orden de hacerlo.

En PEDIGREE® creemos que Todos los perros merecen un hogar amoroso, por ello estamos convencidos de que la constancia y la perseverancia en la educación de tu cachorro te traerán muchos momentos felices de convivencia en familia.

ENTRENAMIENTO

Un perro bien entrenado hace a todos felices, en especial a sus propietarios. Dedícale tiempo a su entrenamiento y no te arrepentirás, tendrás siempre un compañero obediente y bien educado.

Por naturaleza los perros son animales sociales con un orden y jerarquía bien definidos, como sus antecesores los lobos. Por medio del entrenamiento básico te aseguras de que tu cachorro comprenda que tú eres el líder y no al revés. En las secciones siguientes te mostraremos algunas reglas básicas para que tomes el lugar del “líder de la manada”.

Primero, para que se adapte a la dinámica familiar, tu cachorro debe aprender a reconocer su nombre y órdenes sencillas como “ven”, “junto”, “abajo” y “sentado”.

Debes comenzar su entrenamiento desde el momento que llega a tu hogar. Es más fácil entrenarlo antes de que desarrolle malos hábitos. - También puedes apoyarte en la asesoría de un entrenador profesional, o bien unirte a algún grupo de entrenamiento. Tu veterinario te puede orientar.

¿POR QUÉ MUERDE?

a) Los perros son sumamente juguetones. Jugar con personas y con otros perros es una parte importante de su jerarquización y desarrollo social. Necesitan aprender con cuánta presión de sus mandíbulas pueden provocar dolor para saber controlar la fuerza de su mordida.

b) La exploración es la forma como los perros aprenden sobre su ambiente. Por eso, es normal que los cachorros olfateen, saboreen y mastiquen objetos a lo largo de la casa.

c) También pueden morder por diversión, por imitación, por ociosidad, por gusto, por el sabor, textura, sonido o porque saben que cuando lo hacen reciben atención (aun cuando sea negativa).

d) Perros que se confinan en áreas donde se sienten inseguros pueden excavar y masticar en un esfuerzo por escapar. - e) Si se encuentra en un estado de conflicto, excitación o ansiedad, puede morder o expresar otras formas de destructividad. Es por todo esto que debes comprenderlo y tenerle paciencia, fórmula básica para tener una excelente convivencia con él.

DESTRUCTIVIDAD

En PEDIGREE® creemos que todos los perros merecen un hogar amoroso y por ello es importante conocer cuáles son los comportamientos naturales de nuestra mascota.

Uno de los problemas típicos que ocasionan nuestros perros al llegar a casa es su gran poder de destrucción, más común en cachorros, aunque también se puede presentar en adultos.

Pueden roer nuestros muebles, destrozar ropa y calzado, hacer hoyos en el jardín o masticar nuestras plantas. Visto de esa forma, parece ser que llevamos un monstruo a casa, pero ¿es esto así realmente?

Antes de pensar que lo hace por maldad, intentemos comprender su perspectiva. Algo seguro es que en la mente de un perro no existe la venganza, ni el deseo de molestar o de perjudicar tus cosas. La realidad es que los perros muerden por instinto. No olvidemos que los antepasados de nuestras mascotas fueron cazadores expertos.

NIÑOS Y PERROS

Conforme los niños crecen y maduran, pueden empezar a tener ciertas responsabilidades en el cuidado de los perros, siempre y cuando sean supervisados por un adulto.

Es importante recordar que los niños tienen períodos de atención más cortos por estar continuamente explorando su alrededor, por lo tanto es importante reconocer que la responsabilidad completa del cuidado de una mascota depende de un adulto.

Un cachorro le puede enseñar a un niño muchas cosas interesantes. Por ejemplo, mientras aprende del cuidado que se debe tener con la dentadura de un perro pequeño, un niño puede comprender la importancia de cepillarse los dientes.

Los cachorros son fuentes inagotables de cariño, y para un niño solitario esta compañía puede ayudar a disminuir la ansiedad cotidiana. Los cachorros le pueden enseñar a un niño la importancia del lenguaje corporal y de la comunicación no-verbal, lo que ayuda a desarrollar sentimientos de compasión y sensibilidad.

NIÑOS Y PERROS 2

A menudo los veterinarios aconsejan a los padres de niños menores de 7 años que esperen antes de tomar la decisión de llevar un cachorro al hogar. Esta recomendación puede variar dependiendo del nivel de supervisión, la edad y la personalidad del niño, así como de la edad y la personalidad del perro.

La supervisión es muy importante:

Los niños pueden pensar que los cachorros son juguetes y divertirse jalando su cola o sus orejas, y los cachorros pueden confundir a los niños con sus compañeros de camada y jugar de modo intenso, de modo que pueda resultar en alguna lesión para uno de ellos o para ambos.

Los niños y los cachorros pueden pensar que es una buena idea el probar la comida del otro, por esto es importante mantener el alimento para perro en un lugar de almacenamiento adecuado. Algunos tipos de alimento para perro pueden obstruir el aparato digestivo si es ingerido por un bebé, y un niño puede causarle daño a su mascota si le proporciona alimentos inadecuados.

APRENDER A IR AL BAÑO

Notarás que poco a poco tu perro se vuelve más independiente, por eso es importante que desde temprana etapa inicies con el entrenamiento para ir al baño para que disfrutes por muchos años su compañía y te demuestre todo el amor que tiene para ti.

Debes enseñarle a ir al baño tan pronto llegue a casa. Cualquier retraso puede hacer el entrenamiento más difícil. Se requiere paciencia y perseverancia. En las siguientes secciones encontrarás los tips necesarios para enseñarlo a hacer sus necesidades en un lugar determinado y con una rutina establecida.

Este es un entrenamiento que puede llevar de 30 a 60 días, pero comparado con los más de vida de tu perro, prácticamente no es nada, así podrás gozar de un compañero muy bien educado durante todo el tiempo que estén juntos.

En PEDIGREE® creemos que Todos los perros merecen un hogar amoroso. Recuerda que la paciencia y el cariño que son básicos. Si tú o tu perro no se están divirtiendo, es que algo anda mal.

IR AL BAÑO

Designa el lugar donde tu cachorro debe aprender a hacer del baño. Si es en interiores, en el patio o la regadera, extiende papel periódico en el suelo.

Debes comenzar el entrenamiento al llegar a casa por primera vez. Cualquier retraso puede dificultar el entrenamiento. Debes ser paciente y perseverante. Si ocurren accidentes, no lo regañes a menos que lo descubras en el acto. Él no asociará el acto con el regaño si los dos eventos ocurren en tiempos separados.

Pronto reconocerás la señal de que quiere ir al baño. Tal vez huela la tierra, gire en un círculo pequeño o muestre una expresión de “ansia”. Una vez que identifiques la señal, colócalo en el lugar que designaste. Asegúrate de permanecer con él y premiarlo con un huesito de PEDIGREE® Mini Biscuit una vez que termine.

Debes colocarlo en ese mismo lugar a primera hora de la mañana, a la última hora de la noche, después de cada comida y después de que haya permanecido mucho tiempo dentro de la casa. Así te asegurarás de que aprenda.

DESTRUCTIVIDAD 2

Como ya vimos, el que los perros mordisqueen es su instinto natural. Además les ayuda a mantener limpios sus dientes y fuertes sus mandíbulas. ¡Es algo que realmente les gusta hacer! Ellos no saben distinguir si lo que muerden es un objeto valioso para nosotros o incluso tóxico para ellos, lo que les atrae es el sabor, el olor o la textura de lo que muerden.

Por eso en PEDIGREE® hemos analizado este instinto para crear nuestro alimento seco con la consistencia crujiente que a ellos les encanta y que ayuda a fortalecer sus dientes. Además hemos diseñado botanas específicas para morder y promover la limpieza dental.

Existen otros motivos por los que un perro mordisquee de forma insistente. Por ejemplo, los cachorros al mudar dientes, sienten normalmente un malestar que alivian mordiendo algunos materiales como madera, sea una rama tirada en el parque o la pata de un finísimo mueble.

DOS PALABRAS ESENCIALES

En el entrenamiento de tu cachorro utilizarás dos palabras más que cualquier otra.
La primera es su nombre. Recompénsalo con una caricia cuando entienda y venga hacia ti. La segunda palabra que debe aprender es “no”. La palabra “no” debe significar “para de hacer lo que estés haciendo ahora mismo”.

Ahorita puede ser divertido que tu cachorro muerda un zapato viejo, pero no lo será tanto cuando tenga el triple de tamaño y arruine tus mejores zapatos. Si tu cachorro muerde algo que no debe, dile “no”, y dale uno de sus juguetes para que juegue con él.

Algo más que debes evitar es que tu perro brinque hacia las personas para saludarlas, ya que a muchos no les gusta este comportamiento y se podrían molestar cuando tu perro crezca y los ensucie o los tire. Para evitar que se desarrolle este mal hábito. Ignora a tu cachorro cuando brinque en lugar de prestarle atención. Recompénsalo y felicítalo cuando esté con sus cuatro extremidades apoyadas en el suelo.

EVITAR EL MIEDO

Es necesario que lleves frecuentemente a tu cachorro visitar al veterinario como parte de su programa de salud, aunque para él puede ser muy estresante, igual que las rutinas nuevas, las personas y sitios desconocidos, los aromas misteriosos. Para evitar que tenga miedo a la hora de ir a consulta con el veterinario te recomendamos lo siguiente:

  • Realiza en tu hogar revisiones periódicas de tu cachorro, toca diferentes partes de su cuerpo para que se acostumbre a ser manipulado.
  • Mientras realizas este procedimiento usa una voz amigable.
  • Al terminar, prémialo con una caricia, un juego o una botana para que aprenda que ser examinado tiene un efecto positivo y un final feliz.

VACUNACIÓN

Ser un dueño responsable significa proteger a tu cachorro con las vacunas que le correspondan. Es muy importante que te mantengas siempre en contacto con tu veterinario de confianza, él te informará más sobre el programa de vacunación que tu cachorro necesita dependiendo de su edad, estado de salud, estado de inmunidad de la madre, si fue amamantado o no, así como de la zona geográfica en que se encuentre.

Las enfermedades más proclives contra las que debes vacunar a tu cachorro son Moquillo Canino o Distemper Canino, Hepatitis Infecciosa Canina, Parvovirosis Canina, Parainfluenza, Leptospirosis, Parainfluenza y Rabia.

Existen vacunas polivalentes que lo protegen contra varias de estas enfermedades. Con excepción de la vacuna de la rabia que se aplica al año y se refuerza anualmente según la norma mexicana, las vacunas generalmente se aplican en tres refuerzos distintos, a las 6, 10 y 14 semanas de edad. En lo sucesivo, deberán reforzarse anualmente. Si quieres saber más sobre el programa de vacunación te invitamos a que visites nuestro infographic.

CACHORRO INTELIGENTE

Seguramente quieres ayudar a tu cachorro para que desarrolle toda su inteligencia y su capacidad de aprendizaje. Un buen entrenamiento no sólo será benéfico para él, sino que contribuirá de manera muy importante a que sean los mejores compañeros y que su convivencia sea armónica.

Primero debes tener en cuenta que cada cachorro es diferente y que su capacidad de aprendizaje se verá influida por su raza, por sus antecedentes genéticos y por las circunstancias en que fue criado las primeras semanas de vida. Con cariño y paciencia cualquier perro puede aprender las normas básicas de comportamiento.

Si decides tomar un curso formal de adiestramiento, procura que sea con técnicas de refuerzo positivo, donde se recompense la buena conducta en lugar de castigar el mal comportamiento, ya que esto podría llegar a generar agresividad o afectar negativamente a tu cachorro.

Recuerda siempre darle nuevos retos, mantenerlo en contacto con otros perros, con gente de todo tipo y con nuevos estímulos: texturas, aromas, ambientes y nuevas palabras.

¡VAMOS DE PASEO!

Durante los primeros meses tu chachorrito tendrá todo el ejercicio que necesita de sus juegos dentro de casa, pero conforme crezca será necesario salir a pasear a la calle, socializar y toparse con nuevas experiencias. Pero ¡espera! Antes de salir debes tener en cuenta los siguientes tips:

 

Vacunas

Es muy importante que tu cachorro no salga a la calle sin antes tener completo su esquema de vacunación. Mientras no esté vacunado corre el riesgo de contraer alguna enfermedad. Consulta con tu veterinario cuándo es buen momento para empezar a pasear.

Collar y correa Por su seguridad, siempre que camines por la calle con tu perro deberás sujetarlo de la correa. ¡Las hay de todos colores y modelos! Elige la más adecuada para tu cachorro según su tamaño. ¡Crecerá muy rápido! Recuerda que en todo momento debe haber un espacio de dos dedos entre el collar y su cuello. Es una excelente idea colocarle una placa con datos de identificación por si llegara a extraviarse. -

Juguetes

Seguro disfrutarás muchísimo jugar con tu cachorro, enseñarle cosas nuevas y estrechar el vínculo que los une. Es muy importante que no fomentes los juegos rudos. También cuida mucho la calidad de sus juguetes para que no vaya a lastimarse o tragar por accidente algo que lo dañe.

OJO CON LOS GRANDULONES

¿A tu cachorrito le gusta ponerse al tú por tú con los grandulones? ¡Cuidado!Esos encuentros no siempre acaban bien, sobre todo cuando uno de los dos no ha aprendido a socializar adecuadamente.

Tu chiquitín tal vez lo hace para demostrar que no tiene miedo, cuando en realidad sí tiene. Puede suceder con los cachorros razas pequeñas que, como maduran más rápido, se sientan seguros para enfrentarse a un perro mayor.

Cuando salgan, por ningún motivo debes descuidarlo, en todo momento deberá estar atado con su correa y bajo estrecha vigilancia. Si tu cachorro es muy ladrador, no lo dejes jugar con perros grandes, a menos que estén bien familiarizados.

Muchas personas levantan en brazos a su perrito para protegerlo cuando agrede o le ladra a otro perro, pero así no tendrá la oportunidad de aprender que hizo mal. Si lo apapachas reforzarás un comportamiento negativo. Mejor retíralo del lugar y déjale bien claro que no debe volver a hacerlo.